Política

Autoritarismo, corrupción y violencia

En sus 195 años de existencia, el Perú ha vivido la mitad de su vida republicana bajo gobiernos militares que llegaron al poder mediante golpes de Estado. En este corto tiempo, el país ha sufrido dos de los hechos más dramáticos de Sudamérica: la llamada Guerra del Pacífico contra Chile y la posterior invasión de Lima a fines del siglo pasado; y mucho tiempo después la época del terrorismo, provocada por las organizaciones subversivas Sendero Luminoso y MRTA, agudizada por la violenta represión del Estado, que dejó 69 mil muertos entre 1980 y el 2000.

Después de esta convulsionada temporada, el Perú empezó en el 2001 el período más largo con gobiernos en democracia desde que se independizó de España. En estos años de bonanza económica, el Poder Judicial condenó al expresidente Alberto Fujimori a 25 años de prisión por violación de derechos humanos y a otras penas menores por los actos de corrupción ocurridos durante su gobierno.

Historiadores, jueces y periodistas consideran al gobierno de Fujimori -que llegó el poder luego de derrotar al escritor y futuro Premio Nobel Mario Vargas Llosa en 1990- como el más corrupto en la historia republicana. En 1992 dirigió un autogolpe de Estado con el comandante general del Ejército Nicolás Hermoza y el jefe en las sombras del Servicio de Inteligencia Nacional Vladimiro Montesinos, ambos en prisión. En esos mismos años patrocinó la creación de un comando de la muerte llamado Grupo Colina responsable de múltiples ejecuciones extrajudiciales.

El 2000 el gobierno de Fujimori se derrumbó luego de revelarse los ‘vladivideos’ –grabaciones de politicos, empresarios y dueños de medios de comunicación recibiendo dinero de Montesinos en el Servicio de Inteligencia Nacional- los mismos que originaron una de las mayores manifestaciones políticas del país: la Marcha de los Cuatro Suyos.

Hoy el Perú vive su cuarto gobierno democrático seguido. Sin embargo, los principales partidos políticos en la historia del Perú viven marginados del poder, dando paso a figuras independientes y no procedentes de la política tradicional como la populista de derecha Keiko Fujimori, hija del expresidente Alberto Fujimori, quien se mantiene como uno de los personajes de la política con mayor aprobación en las encuestas desde el 2009; Ollanta Humala, el exmilitar nacionalista que llegó a la presidencia el 2011; y Pedro Pablo Kuczynski, el economista de centro derecha que recientemente ganó las elecciones y que conducirá al país hasta el Bicentenerio en el 2021.

  • Proyecto de
    Ojo Publico
  •  
    Reporteros sin fronteros
  • Financiado por
    BMZ